El curriculum, tu mejor carta de presentación

admin
By admin mayo 25, 2011 10:34

El curriculum, tu mejor carta de presentación

Un currículum es el reflejo de la vida laboral y las cualidades de un empleado, pero también de su carta de presentación para posibles empleadores. Por eso, es necesario que responda a algunas cuestiones que serán claves para las empresas contratantes.
El curriculum vitae es el principal medio de presentación para cualquiera que aspire a un puesto de trabajo y como tal no debe limitarse a resumir la experiencia profesional del aspirante. En realidad un CV debe ser un reclamo, una puerta que inspire interés en el empleador.
Infojobs insta a cada aspirante a preguntarse si su CV es el mejor que pueden tener. Para dar con la respuesta existen una serie de preguntas que deben plantearse antes siquiera de ponerlo en circulación. Un buen curriculum puede ser de gran ayuda para lograr una entrevista e incluso un puesto de trabajo, pero un mal curriculum puede ser determinante para sepultar las aspiraciones de cualquier profesional.
Para empezar, hay una serie de condiciones mínimas que debe reunir y para dar con ellas basta con formularle algunas preguntas:
• ¿Se adecua el CV a cada oferta a la que se presenta?
• ¿Incluye recomendaciones y su correspondiente contacto?
• ¿Describe adecuadamente cada labor desempeñada en la empresa?
• ¿Se adecua el CV a la web 2.0 o simplemente a Internet?
• ¿Está correctamente redactado y sin fallos gramaticales y ortográficos?
• ¿Refleja adecuadamente el CV su trayectoria profesional?
Esta última pregunta es quizás la más importante. A fin de cuentas, un CV debe plasmar la experiencia del aspirante y su capacidad para aprender. Pero al margen de estas cuestiones básicas que todo curriculum debe responder, existen otros puntos de interés quizás más relevantes. Y es que existen diferencias entre lo que el profesional desea expresar en este documento y lo que las empresas buscan.
Dejando de lado las peculiaridades de cada sector, hay unos mínimos que toda empresa busca en cada curriculum y que este debe cumplir. No se trata de la experiencia laboral que relejan todos los documentos, sino algunos conocimientos y perfiles personales y profesionales concretos.

¿A qué debe responder un curriculum?
Algunas de las preguntas que conviene que todo CV responda para complacer a los departamentos de admisión son las siguientes:
• ¿Se trata de una persona capaz de adaptarse a los cambios?
• ¿Está dispuesta a asumir nuevas responsabilidades?
• ¿Cómo rellena los periodos en blanco dentro de su carrera?
• ¿Se trata de una persona con capacidad y disposición para formarse de forma continua?
• ¿Tiene margen de crecimiento laboral el candidato¿ ¿Se trata de una persona con ambición profesional?

Algunos trucos
Un currículum con una buena presentación, sin faltas de ortografía, de extensión media y con una estructura lógica es la mejor forma de presentarse para conseguir una entrevista de trabajo. Además hay que fijarse en los detalles evitar cometer fallos en la redacción del currículum y poner de relieve los aspectos que realmente valoran las empresas.
• Estructurar el currículum de forma lógica y ordenada. Se debe cuidar el orden en que se presentan los diferentes datos: primero los datos de contacto (dirección, teléfonos, correo electrónico e incluso el estado civil o DNI); luego la formación y experiencia profesional en orden cronológico desde el más reciente al más antiguo; incluir además conocimientos en áreas como informática, idiomas y otros conocimientos técnicos relativos al trabajo; y por último mencionar la disponibilidad e incluir virtudes y valores añadidos que el candidato puede aportar a la empresa.
• Cuidar el lenguaje técnico y no utilizar un lenguaje recargado e inadecuado. Usar términos demasiado técnicos puede dar lugar a confusiones y malas impresiones ya que muchas veces la persona que evalúa en primer lugar un currículo pertenece al departamento de Recursos Humanos, una persona que no tiene por qué estar demasiado familiarizada con esos términos. Si hay que utilizar siglas o términos muy específicos se puede incluir una breve explicación entre paréntesis.
• Revisar la ortografía y la redacción sintáctica. Estos errores demuestran una clara falta de cuidado y que puede suponer que se descarte a un candidato sin tener en cuenta nada más.
• Evitar la redacción fantasiosa y pretenciosa ya que puede parecer poco creíble.
• No incluir información irrelevante para “engordar” el currículum. Se cree que el CV quedará mejor si se añade mucha información, pero puede provocar un efecto totalmente contrario.
• Eliminar la información obsoleta. Se debe modificar y reciclar el currículum de forma constante con información actual y renovada.
• La extensión máxima recomendada es de una o dos páginas.
• Aportar calidad a la presentación. El currículum será más atractivo si se utiliza un papel de buena calidad con formato estándar y no se debe olvidar la calidad de impresión.
• Una foto nunca está de más: Incluir una foto en nuestro currículum puede darle al seleccionador una visión más completa sobre nosotros, aunque no es obligatorio hacerlo.
• El diseño del documento. La fuente no debe ser demasiado grande o pequeña, no es aconsejable abusar de las negritas, cursivas o subrayados. Lo mejor es presentar un diseño limpio, bien estructurado, legible y abstenerse de colores y florituras.

Curriculum y redes sociales
Cada vez resulta más importante completar este documento con enlaces a los perfiles en las redes sociales profesionales como Xing o LinkedIn, por poner algunos ejemplos. Por eso, ya no basta con el CV tradicional y la carta de atención de acompañamiento, también es necesario cuidar la presencia en Internet, que no deja de ser la extensión natural a ambos documentos.

Cómo actuar en una entrevista de trabajo
Una vez que el curriculum ha superado el primer filtro, llega la hora de la entrevista de trabajo. Y el principal enemigo del aspirante a un puesto de trabajo son los nervios. Así lo constata un informe de Randstad destinado no cometer errores muy comunes y que pueden jugar malas pasadas a la hora de conseguir un empleo o mejorarlo.
Evitar las actitudes negativas resulta igual de importante que cumplir con una serie de actitudes positivas, como ser puntual, conocer las características de la empresa o preparar los argumentos y puntos fuertes de cada uno. En cualquier caso, existen diez comportamientos que no hay que realizar en una entrevista de trabajo:
• Ser negativo. Siempre debe primar el enfoque positivo. El trabajador debe dejar a un lado las actitudes extremadamente críticas o derrotistas y centrarse en los valores que puede aportar a la empresa.
• Mostrar nerviosismo. Puede interpretarse como inseguridad o falta de madurez para el puesto al que se aspira.
• Criticar a anteriores empresas o compañeros. Puede ser señal de que se trata de una persona conflictiva o que no sabe trabajar en equipo.
• Evitar preguntas. Es recomendable contestar a todas las cuestiones que se planteen por lo que es recomendable tener preparadas respuestas para posibles preguntas tipo y estar muy atento al desarrollo de la entrevista. En ocasiones preguntarán lo mismo varias veces planteado de diferentes formas. Se trata de tener claros los argumentos, y en caso de no entender bien el planteamiento de alguna pregunta, comunicárselo al entrevistador.
• Interrumpir. Es importante esperar a que el entrevistador finalice de plantear la pregunta o sus argumentos. Interrumpir es señal de no saber escuchar y de excesiva impaciencia, lo que denota falta de profesionalidad.
• Hablar más de la cuenta. El estilo debe ser directo, claro y conciso, evitando entrar muy al detalle en los temas que se traten. Hay que tener en cuenta que el entrevistador normalmente tiene previsto un tiempo de duración para la entrevista.
• Mentir. Contar aspectos sobre el currículum, experiencia laboral, conocimientos o habilidades que no correspondan con la realidad acaba siendo contraproducente, ya que se crean falsas expectativas.
• Utilizar palabras vulgares. Es importante cuidar el lenguaje, es una muestra de educación y profesionalidad.
• Adaptar una mala postura. Sentarse excesivamente reclinado, estirar las piernas o estirar los brazos, colocar las manos en la nuca, etc., dan mala imagen.
• Masticar chicle. Aunque en ocasiones sirva para aplacar los nervios o aclarar la voz, entrar a una entrevista masticando chicle o comiendo un caramelo no es aconsejable.

admin
By admin mayo 25, 2011 10:34
Comenta esta noticia

Sin comentarios

¡Sin comentarios todavía!

Tú puedes ser el primero en comentar esta noticia.

Escríbenos lo que piensas de este tema
Ver comentarios

Escribe un comentario

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*

Publizitatea

This movie requires Flash Player 9

PUBLIZITATEA

Uda Ikastaroak
banner ad

Egutegia | Calendario

julio 2014
L M X J V S D
« jun    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031