El rapto de Europa, el fin de la libertad

admin
By admin mayo 30, 2012 10:36

El rapto de Europa, el fin de la libertad

“Claro que hay una guerra de clases, pero es mi clase, la de los ricos, la que está haciendo la guerra, y la estamos ganando”. (Warren Buffet, multibillonario ) [1]

Hace cuatro años, en una tranquila comida con un buen catedrático de universidad y un buen catedrático de bachillerato, tuve la ocurrencia de decir que estábamos en crisis. Me miraron perplejos y hasta sorprendidos. En aquella época solo lo decía la COPE, emisora que no escucho habitualmente porque yo soy más de radio fórmula. La crisis era del dólar. Me basaba en estudios anglosajones que avisan desde el año 1980 de la imposibilidad de sostener economías desde el crédito, aunque el dinero sea fiduciario, y sostienen que la burbuja es global y sin solución desde el sistema financiero.

Ahora que todos sabemos que el modelo social europeo es el modelo de mayor protección que se ha dado nunca a un ciudadano, me empiezo a dar cuenta del gran disparate. Los técnicos de banca quieren tutelar las instituciones europeas para sostenerlo todo con crédito, cuando el crédito es lo que ha explotado por los aires hace ya tiempo. Es como si al fumador con cáncer no terminal le aconsejan no tres sino cinco paquetes diarios para ver si el tabaco lo mata definitivamente o lo cura. Pero eso sí, que corra, que coma lechuguita o patatas que son más baratas, que trabaje más horitas, y que no se altere que es malo para la salud. No deja de tener gracia que la gran Alemania, que nos tiene que ayudar a todos, necesita de la deuda para pagar su gastos corrientes. Esa gran Alemania que, como todos sabemos, perdió dos guerras mundiales y que ya ha hecho mucho reunificándose a sí misma. Alemania también está atrapada en el crédito. Observemos la administración Obama que ha aumentado la duda de los estadounidenses. EE.UU también está atrapada en el crédito. EE.UU la gran vencedora de dos guerras mundiales y que tiene la máquina más poderosa de dinero fiduciario. Incluso el cuatro veces milenario imperio chino está atrapado por el crédito, aunque allí, como no son libres, lo llevan de otra manera.

Parece un mal menor asumido que para ayudar a la igualdad de oportunidades hay que dar más dinero al que más dinero tiene o maneja, es decir, al prestamista. Esto en otra época era una contradictio in terminis o algo así. Un caso ilustrativo es el de los magnates árabes de compras por Europa. Parece una época buena para los que apuestan por la satrapía. Al menos los sátrapas árabes no se disfrazan de clase media alta y es fácil verlos.

Lo que más me llamaba la atención de todo esto es que veía que las pequeñas empresas, los funcionarios de menor escala, sí esos que trabajan y ganan poco, que son la mayoría, los políticos más comprometidos, sí esos que creen en su gente y de los que aquí tenemos muchos todavía, y los mejores trabajadores, que son muchos y buenos, iban a ser apretados por deudas que no habían contraído directamente. Lo que ya me tiene perplejo es que van a ser apretados para que vuelva a fluir el crédito, para hacer más deuda, y más adinerados a los sátrapas.

La pregunta es obvia, si los países más ricos del mundo, más avanzados, si las multinacionales más ricas del mundo, más avanzadas… no pueden existir sin deuda, quién gana con este juego. Yo creo que los del “entretanto” y los sátrapas, entre tanto esto aguante yo vivo bien y el sátrapa contento. Pero así se originan las grandes explosiones sociales en Europa, por acumulación de injusticia. Y las grandes explosiones bélicas europeas, por acumulación de violencia. Cada vez que en la historia universal se han afrontado cambios de profundo calado, buena parte de la inteligencia del momento miraba para otro lado. Cuando la iglesia dejó de hablar latín, habían pasado 1.500 años desde la caída del imperio romano. Ahora las cosas van bastante más rápido porque somos libres.

Le oí a alguien decir, el sistema financiero es la sangre de nuestro mundo. Yo sigo pensando que la sangre de este mundo está en los millones y millones de seres humanos que valen la pena, en la belleza del mundo que nos rodea, desde un pájaro que canta por la mañana libre y alegre en el campo a ese oxígeno que respiramos sin que todavía tengamos que pagarlo por nivel de consumo. Creo que es la hora de los ciudadanos inteligentes y libres. Europa siempre ha tenido la tutela mundial, para bien y para mal, desde que los griegos plantaron cara a los persas. Siempre me han gustado más los griegos que los persas, está claro. No está en juego una educación mejor o peor, que lo está, no está en juegos un sistema sanitario mejor o peor, que lo está, lo que realmente puede estar en juego es nuestra libertad. Somos ciudadanos libres y no podemos esperar a que la solución llegue de los sabios o poderosos. Eso nos hará persas. La solución está en cada uno, sabiendo lo mucho que se pude ganar o perder en días convulsos.

Javier Sánchez
Uno de los fundadores de El periódico Universitario
Podéis contactar conmigo en:
javier@unionline.info

[1] Ben Stein, In Class Warfare, Guess Which Class Is Winning, The New York Times, 26 de Noviembre de 2006.

 

admin
By admin mayo 30, 2012 10:36
Comenta esta noticia

Sin comentarios

¡Sin comentarios todavía!

Tú puedes ser el primero en comentar esta noticia.

Escríbenos lo que piensas de este tema
Ver comentarios

Escribe un comentario

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*

Publizitatea

This movie requires Flash Player 9

PUBLIZITATEA

Uda Ikastaroak
banner ad

Egutegia | Calendario

agosto 2014
L M X J V S D
« jul    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031